Consejos para una alimentación saludable en verano

alimentacion verano

Estamos en verano y con él han llegado las altas temperaturas. Es hora de que comiences una dieta equilibrada, pero más ligera que el resto del año y que te mantengas siempre bien hidratado.

Ya no apetecen los suculentos guisos de invierno y, con el calor, muchos días te preguntas qué hacer para comer bien, que te alimente y que no sea pesado.

Ya sea para comer fuera de casa, bajo el fresquito de un ventilador o al sol playero, las opciones para comer bien y no acabar el verano con unos kilos de más por culpa de los malos hábitos son numerosas.

Sólo debes concienciarte de que es posible alimentarse de otra manera, adaptándote al ritmo y condiciones climáticas de las vacaciones sin renunciar a la salud y el paladar.

La alimentación veraniega debe estar compuesta de comidas ligeras, más frecuentes y menos abundantes, y ser rica en agua y líquidos, lo que ayuda a soportar mejor el calor dando una sensación de más bienestar.

Por eso hoy te traemos unos sencillos consejos:

 

 

Entre los alimentos más saludables para nuestro organismo que podemos tomar en este verano se encuentran:

  • Agua: con la llegada del calor lo mejor es asegurar una ingesta que supere el litro y medio de agua. Tomar dos litros (8 vasos) es adecuado, pero en los meses más calurosos debemos obedecer a nuestro cuerpo si nos pide más líquido.
  • Cremas frías: en lugar de las sopas invernales, puedes preparar un rico gazpacho, una crema de tomate, de champiñones…Y la ventaja además, es que las puedes preparar cuando tengas un ratito y dejarlas en la nevera para tomarla más tarde.
  • Ensaladas: qué mejor que una rica y colorida ensalada a la que además de tus hojas preferidas (espinacas, canónigos, rúcula…) puedes añadirle también: fruta fresca, semillas, brotes, frutos secos y por supuesto algo de proteína, como: taquitos de queso, de jamón, legumbres, atún, pollo, huevo…Y el aderezo final con aceite de oliva, sal y tus especias favoritas: orégano, pimienta recién molida, estragón…
  • Verduras a la plancha: también son una buena opción y un excelente acompañamiento para cualquier carne o pescado.
  • Carpaccio de carne o pescado: aderezados con aceite de oliva y especias, es una forma de aligerar los platos al horno o guisados de invierno y de no renunciar a un buen atún, gambas, cangrejo o ternera.
  • Huevos rellenos de atún: Fuente de proteína que puedes preparar por la mañana y dejar en la nevera hasta la hora de comer, fresquitos y riquísimos.
  • Fruta de temporada: melón, sandia, melocotones, cerezas, albaricoques, pavías…una delicia para el paladar y una fuente de salud y belleza.
  • Pepino: es el rey de los alimentos ricos en agua, teniendo en su composición más del 95% de agua. El pepino también tiene muchas posibilidades culinarias, pudiendo hacer gazpacho con él o añadírselo al yogur, aunque su uso más común es en las ensaladas de verano, dándole un toque muy fresco.
  • Alimentos ricos en carotenos: como son los vegetales coloreados como la zanahoria, calabaza, espinacas, tomate…. ayudan a potenciar el moreno de la piel y a hacerlo más duradero

 

Todos estos alimentos nos apetecen más en verano y además, tienen gran cantidad de nutrientes, fibra y antioxidantes.

Además, su alto contenido en agua no sólo los convierte en platos con un bajo contenido calórico, sino que además te ayudan a mantener una correcta hidratación.

Además de tener en cuenta estas recomendaciones alimenticias, si quieres mejorar tu apariencia física y lo más importante tu salud, es necesario que sigas una dieta baja en calorías supervisada por un nutricionista que siga a cada paciente individualmente para un mayor control de tu peso y realizar por lo menos 30 minutos de ejercicio físico a diario.

Comment

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*